Lo bueno y lo malo de la Ingeniería Industrial en USIL… Y cómo no caer en el intento

Autor: Brian Sayago Guillermo Hutch

La Universidad San Ignacio de Loyola, fundada en 1996, ofrece la carrera de Ingeniería Industrial Y Comercial. Esta es una carrera de gran impacto en el ámbito empresarial y el desarrollo de la industria nacional. Como profesionales egresados de este programa, debemos ser capaces de convertirnos en el nexo entre el lenguaje técnico (propio de un ingeniero) y el mundo de las empresas. Desde el segundo semestre del año 2017, soy estudiante de esta carrera y en el primer semestre del 2018 fui primer puesto. Es por ello que, desde mi punto de vista, el presente artículo presenta tanto el lado positivo y negativo del programa y algunas recomendaciones para que la experiencia educativa sea aprovechada de la mejor forma.

Lo bueno

Equilibro de componentes

Como se mencionó anteriormente, un ingeniero industrial es el conector entre el ámbito empresarial y los tecnicismos propios de la ingeniería. La USIL nos ofrece una malla curricular que abarca estos ámbitos de forma óptima y de acuerdo a las necesidades del mercado.

Buen trato

Durante mi experiencia como alumno de la Facultad, he percibido que la gran mayoría de los profesores son cordiales y abiertos al dialogo cuando se les consulta un tema del curso y las estrategias para resolver situaciones. A comparación de otras casas de estudio. Esto es, en gran medida, una herramienta que impulsa la adquisición de conocimientos y afianzar el contenido de la clase.

Lo malo

Profundidad en Ciencias Exactas

A pesar del beneficio de ser una carrera que vela por el equilibrio de los componentes de la ingeniería industrial, las clases orientadas a la gestión empresarial reducen las horas de ciencias. Esto provoca que el alumno tienda a memorizar fórmulas para el examen, antes que entender el origen de estas.

Cómo no fallar en el intento

Esfuerzo desde el primer día de clases

Empezar a estudiar desde el primer día es una gran decisión. En primer lugar, permite estar conectado con los cursos, puesto que, en gran medida, los temas son consecuentes y necesarios. Por otro lado, asegurarás las calificaciones y no necesitarás notas altas en calificaciones de alto porcentaje en tus cursos

Investiga y profundiza las sesiones

Indagar en varias fuentes diferentes a la que recibes en clases es de gran beneficio. Esto permite desarrollar la capacidad de proponer varias soluciones ante situaciones problemáticas. Asimismo, el bagaje de conocimiento que se obtiene permite conocer el origen de la información y saber en qué momento aplicarla. En otras palabras, dejas la costumbre de ser formulista.

No todo es nota

A pesar de que las calificaciones son la forma de medir los resultados universitarios, esto no debe ser el único objetivo en tu carrera. El aprender y tener resultados es lo que te permitirá sentir que verdaderamente posees los conocimientos necesarios para desenvolverte como ingeniero industrial.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *