Poemas de

Autora: Rayza Jara Cachique

Invencutio

En una clase de narrativa del quinto ciclo.

Me gustas como el poema de Rosé.
Mucho y poco al mismo tiempo.
Me costaba realizar el inventio contigo pero, hacer el elocutio me enamoraba un poquito más.

 

SideSun

La distancia entre dos puntos, solo es una recta. Gracias.

Quedarme aquí hasta el amanecer
y salvarte cuando estés cayendo.
by my side.
Cuando la lluvia se ponga pesada
y no encuentres paraguas.
by my side.
Levantarte de la oscuridad
y arreglarte con mi amor.
by my side.
Un millón de estrellas en colisión, y
aunque existan mil de razones para
renunciar.
Mantente by my side.

 

La huida del girasol

Ella sabía que él sabía que nunca pasaría; no vendría a buscarla con sus flores amarillas.

El sol se fue y los pétalos se asustaron, buscaron entre ellos; alarmados, somnolientos, preocupados.

El sol se fue y los pétalos lloraron, buscaron el calor y nunca lo encontraron.
Las risas de un rosal se escucharon; los pétalos alborotados en su dirección miraron. Las rosas se bañaban en lo dorado y los pétalos sorprendidos quedaron.
Uno a uno con resignación volaron, el viento alborotado con su ímpetu de verano.
El rosal y el sol jugaron hasta que fueron cortados.
Las rosas se alegraron pues sabían que a alguien más le serían de agrado.
Un eclipse llegó y el sol se ensombreció, el moribundo girasol levantó las hojas en su dirección, a la espera de las sobras de su amor.
El sol volvió a dar una mirada al rosal, nadie quería una flor de un solo pétalo ¡El astro rey!
El último pétalo de girasol cerró los ojos y decidió dejarse volar resignado.

 

6

A la sonrisa coqueta y las pestañas largas.

Seis noches en brazos de la eternidad,
seis días en caricias del amor.
Tan efímeros, tan dolorosos.
Seis atardeceres convertidos en un beso,
seis amaneceres de risas en una habitación.
Tan cortos, tan desesperados.
Seis flechas de oro en el alma;
Eros fastidiado nos buscaba.
Tan prontos, tan punzantes.
Seis horas para partir,
seis minutos para un abrazo sin fin.
Tan lejos, tan cerca.
Seis promesas que cumplir,
cuatro sueños para sonreír.
Solo diez pasos por dar.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *