Epifanía / Memoria / El ratón erudito

Autor: Mauro Marino Jiménez

Epifanía

Cansado de premios y reconocimientos por su trabajo de creación, decidió recluirse en una esclarecedora lejanía. ¿Por qué estamos aquí?, se preguntó en interminables noches de insomnio. ¿Por qué el ser humano tiene la necesidad de crear sobre lo que le causa zozobra?

Esa noche, una voz le habló a su cabeza. No fue una respuesta, sino una pregunta que cambió su vida y le hizo producir hasta el último día: ¿crees que Dios puede crear algo que lo supere?

Memoria

Sentida por la ausencia de su novio en la ceremonia, cavó un foso profundo para enterrar su mal recuerdo.

Años después, los peritos solo encontraron un mechón de cabello, un puñado de cenizas y un anillo con iniciales delatoras.

El ratón erudito

La Biblioteca de Babel cerró sus puertas a los roedores. La medida fue limpia y escrupulosa. Solo quedó uno que, dolido por la soledad, comenzó a leer los libros antes de comerlos.


Los tópicos literarios más significativos en la Literatura Española del Romanticismo y realismo

Autor: Lizlaleyne Ramírez Rodríguez

El presente trabajo tiene como objetivo determinar y explicar el funcionamiento de cada tópico literario, tomando como referencia las obras literarias del Romanticismo y realismo español, así como las obras mencionadas los amplía. Los tópicos literarios son la referencia para comprender el contenido de las obras, ya que presentan el tema o motivo común durante el relato.

El Romanticismo español, surgido en el siglo XVIII, aproximadamente, desarrolla la inspiración, los sentimientos profundos de los escritores y, a la vez, la representación de la realidad o cómo estaban viviendo y qué estaba sucediendo en ese tiempo. En este movimiento se encuentra la obra de José Zorrilla «Don Juan Tenorio», que está inspirado o toma como base el libro «El seductor de Sevilla» de Tirso de la Molina. El tópico literario del hombre seductor se repite en todos los capítulos de estos dos libros. Don Juan es una persona que ha seducido varias mujeres y, a través de la apuesta, sigue conquistando a una mujer que está a punto de casarse y a una novicia (Inés). En «El seductor de Sevilla», don Juan es el mismo personaje seductor. La única diferencia del primero es que él no se salva al final de la obra, sino se desarrolla una justicia divina. En cambio, don Juan Tenorio consigue la salvación a través de su amada (Inés). Por ende, en la actualidad, el mito de don Juan se ha convertido en una expresión común y referido a los mujeriegos.

El Realismo español que se gesta entre los siglos XIX y XX va a representar la vida cotidiana de la época en ámbitos políticos, sociales y religiosos. Es más realista y crítica. Por ende, la obra de «La Regenta» está vinculada con la religiosidad tomando en cuenta el adulterio. Se encadena un triángulo amoroso, siendo la protagonista Ana de Ozores que no se siente a gusto con el matrimonio, y es cortejada por dos hombres. A pesar que ella se había formado en el convento y con las normas de la iglesia. Además, se puede comparar con Madame Bovary, que desarrolla casi el mismo contenido del adulterio y siendo la protagonista una imagen femenina.

Por otro lado, Moratín en «El sí de las niñas», plantea la conveniencia, el interés económico en el lado amoroso. La madre va a imponer a la hija que se case con alguien de su edad y prefiere hacerlo con un mayor de 59 años. Esta decisión es para ascender a la clase social y tener una riqueza. Lo mismo ocurre en El avaro de Moliere. El padre toma la decisión de casar a su hija con una persona mayor y opulenta, porque él ama la riqueza totalmente. Entonces, en ambos libros se observa que los padres deciden casar a las hijas por la riqueza.

Por consiguiente, los dos movimientos (Romanticismo y Realismo) surgen para fomentar la vivencia de la sociedad de ese entonces, a través de diferentes temas. Para entender y comprender aquello, los tópicos literarios fueron importantes en cada obra mencionada y plasmada.


Despertar

Autor: Lissette Valentin Centeno

Sí, soy yo

La misma que, por cierto tiempo, solías querer

Para qué decir amar, si jamás pronunciaste esa palabra

Sí, soy yo

La que solía ser como tu madre, tu hermana, tu amiga

Más que un simple amor de setiembre

Era la que te quería hasta la eternidad

Sí, soy yo

La que terminaste por destruir con tus palabras, tus insultos y tu manera de tratar

No servían las miles de disculpas que solías ofrecer

Porque al final de todo, la historia se volvía a dar.

Sí, soy yo

La que desea renacer

Sin saber cómo hacerlo

La que espera que sea cierta la frase de que el tiempo lo cura todo.

Esa soy yo, en mi mísera historia de cuatros años contigo y sin ti.

 

Versos inspirados en la letra de una canción:

En la eternidad, los dos unieron sus almas para darle vida a esta triste canción de amor.


Cadáver exquisito

Autor: Carmen Jhoana Díaz Atilano

Cadáver exquisito

Ser inescrutable

creación de mi fantasía,
piel de pieles

y sangre embravecida

Estás ahí
en mi memoria
y, en ella, adquiere sentido

la comunión
de nuestras noches frías

Te visito todas las noches

y en mi íntimo río de ensueño

te veo

exquisito

perfecto

inmutable

Y cuando despierto

y la contingencia se apodera
de este cuerpo

y mi escritura

me pregunto

qué hiciste de mí

que en este éxtasis de locura

te presentas
en la ausencia

y significas
lo que este poema

no habría podido decir nunca.